sábado, 17 de abril de 2010

El rebaño

La meseta Castellana, por su inmensidad, me recuerda tanto al mar. Me hace sentir agusto cuando me adentro en ella.